Sitio WEB de Información sobre Sagradas Reliquias. Lugar de encuentro de aquellos que, movidos por la devoción a los santos, veneramos y protegemos sus sagradas reliquias. Porque Dios, admirable en sus Santos, nos hace partícipes del Don de sus Sagradas Reliquias para imitarlos y alcanzar, como ellos, la Santidad a la que todos estamos llamados.
APOSTOLADO DE LAS RELIQUIAS es una WEB LIBRE E INDEPENDIENTE, NO AFILIADA A NINGÚN COLECTIVO NI INSTITUCIÓN, POLÍTICA O RELIGIOSA. No es una institución Eclesiástica. Es una COLECCIÓN PRIVADA de principio a fin y en proceso de formalización como ASOCIACION CULTURAL.

E-mail; apostoladodelasreliquias@hotmail.com

APOSTOLADO DE LAS RELIQUIAS es una de las mayores colecciones de RELIQUIAS SAGRADAS AUTENTICADAS existentes a nivel PRIVADO. Todas las piezas de la "colección" están autenticadas por documento oficial de las Postulaciones Generales, y refrendadas por el lacre de las mismas bajo los relicarios.

APARTADO DE CORREOS N.º 3 Agüimes (Las Palmas - Spain)


Donación de Reliquias

Estimados amigos,

Ante la actual situación de dificultades por la que atravesamos, y ante la imposibilidad de ofrecer a la colección Apostolado de las Reliquias el cuidado que sus piezas requieren, nos vemos en la obligación de poner a disposición de aquellos que lo requieran, los relicarios de esta colección.

Entendemos que el costo que se produjo por ellos en su momento deberá ser sufragado correspondientemente.   Para ello pueden ponerse en contacto con nosotros mediante nuestra dirección de correo electrónico.

Los requisitos necesarios para acceder a la adopción de estas reliquias son los siguientes;
- Profesión de Fe Católica.
- Disponibilidad para sufragar los gastos que originó la Reliquia (deberá consultarlo, ya que cada pieza conlleva un gasto distinto).
- Disponer de un lugar digno para la conservación y veneración de los sagrados restos mortales de los santos.

Los donativos solicitados por ellas responde a la necesidad de sufragar los gastos que origina su procesamiento y traslado.

Para cualquier información, por favor, envíenos un mail a;

 apostoladodelasreliquias@hotmail.com

¿NECESITA ALGUNA RELIQUIA EN CONCRETO¿

Si necesita alguna reliquia concreta para su templo, hermandad, oratorio, o devoción personal, no dude en preguntarnos, ya que podemos mirar la disponibilidad de las mismas para conseguírsela.  

LIGNUM CRUCIS, HOLY CROSS RELICS available to the faithful.

The Collection of Relics APOSTLESHIP RELICS features teak with relics of the True Cross, particles splinter of the True Cross of Christ, who at this time are made ​​available to those who request covering the stipend and expenses allocated thereto.

Relics of the Cross are inside Sealed teak, but like all relics of the Cross, Rome issued no certificate thereof, approved by Decree although they worship and public worship.

Interested in more information, send email to;

apostoladodelasreliquias@hotmail.com

LIGNUM CRUCIS, Reliquias de la Cruz disponibles.

La Colección de Reliquias APOSTOLADO DE LAS RELIQUIAS dispone de tres tecas con reliquias del LIGNUM CRUCIS, partículas de astilla de la Vera Cruz de Cristo, que en este momento son puestas a disposición de aquellos que las soliciten cubriendo el estipendio y gastos asignados a las mismas.

Las Reliquias de la Cruz están en teca lacrada, pero como todas las reliquias de la Cruz, Roma no emite certificado de las mismas, aunque tienen autorizado por Decreto su culto y adoración en público.

Interesados en recibir más información, dirigir correo electrónico a;

apostoladodelasreliquias@hotmail.com


La Colección se desprende de sus piezas.

Estimados amigos, 

Ante la actual situación de dificultades por la que atravesamos, y ante la imposibilidad de ofrecer a la colección Apostolado de las Reliquias el cuidado que sus piezas requieren, nos vemos en la obligación de poner a disposición de aquellos que lo requieran, los relicarios de esta colección.

Entendemos que el costo que se produjo por ellos en su momento deberá ser sufragado correspondientemente.   Para ello pueden ponerse en contacto con nosotros mediante nuestra dirección de correo electrónico.

Los requisitos necesarios para acceder a la adopción de estas reliquias son los siguientes;
- Profesión de Fe Católica.
- Disponibilidad para sufragar los gastos que originó la Reliquia (deberá consultarlo, ya que cada pieza conlleva un gasto distinto).
- Disponer de un lugar digno para la conservación y veneración de los sagrados restos mortales de los santos.

APOSTOLADO DE LAS RELIQUIAS NO VENDE RELIQUIAS DE SANTOS.  Los donativos solicitados por ellas responde a la necesidad de sufragar los gastos que origina su procesamiento y traslado.

Para cualquier información, por favor, envíenos un mail a;

 apostoladodelasreliquias@hotmail.com


 

Milagros de SAN CHARBEL MACKLOUF


He querido dejar este artículo debido a las contínuas visitas que el anterior sobre San Charbel publicado hace unos meses, ha tenido.  Ante tan maravilloso hecho (me permito recordar que el artículo sobre San Chárbel ha tenido casi 6 veces más visitas que el de Santa Teresa de Jesús, siendo ambos los más visitados de este blog) me gustaría compartir con todos los lectores algunas notas de veracidad sobre los milagros que las Reliquias de San Charbel (y él mismo antes de su muerte) han realizado.
Digo esto por cuanto que todos saben que en esta colección existen varia reliquias de tan insigne Santo, en concreto, algunos pedazos de lazo empapados en la sangre que sudaba su cuerpo, y un pedazo de sus sagrados huesos.

Las reliquias de San Charbel son perseguidas por todo el mundo. Son una meta de esperanza para muchos fieles que buscan milagros. Y es que, sobra decirlo, San Charbel está produciendo milagros hoy en día.

Son muchas las cartas que he recibido informandome sobre gracias y milagros que muchos fieles han obtenido por la intercesión del santo o al pasar las reliquias del mismo que desde aquí les enviamos, por los enfermos.

Cuando hablamos de milagros, los que más llaman la atención son los milagros producidos en los enfermos, por cuanto que la misma ciencia médica se siente incapaz de explicar ciertas curaciones ocurridas.


Cuando el Padre Chárbel falleció (ya contaba con fama de santo mucho tiempo antes de su muerte) no dejó de sorprender a los que lo estimaban por santo con un sinfín de milagros. Curaciones de todo tipo, y algunos otros milagros ocurridos y que iremos señalando a continuación.

Ocurrió su glorioso tránsito el día de la nochebuena de 1898, y fue a partir de ese momento en que su popularidad se generalizó gracias a la inmensa cantidad de milagros que el Señor produjo por su mediación.

Durante 45 días después de su muerte, su tumba y todo el santuario se vieron envueltos en una misteriosa luz que emanaba del lugar donde fue enterrado, en la cripta del convento, sin ataúd, como mandaba a regla de la orden.

Esta luminosidad era contemplada por los campesinos desde kilómetros de distancia, lo que produjo gran conmoción, y que unido al extraordinario perfume (olor de santidad) que emanaba de la tumba, llevó a la exhumación del cuerpo.

En esta, se observó que la cripta estaba inundada, y que el cuerpo del Padre Chárbel flotaba sobre el barro, entre otros cuerpos en descomposición, pero se mantenía absolutamente limpio, flexible, oloroso e incorrupto.

Todo pareciera como si el santo sacerdote no estuviera muerto, sino dormido.

Recuperado el cuerpo, durante décadas exudó un maravilloso aroma, óleo y sangre, que de inmediato comenzó a realizar prodigios y milagros sobre los enfermos a los que fue aplicado.

Este líquido fue exudado por el cuerpo en tal cantidad que en varias ocasiones hubo que ser cambiado el hábito del santo cuerpo, por la mucha humedad que manifestaba. Pero nunca en ningún momento dejó de estar fresco y flexible, absolutamente incorrupto.

Ocurrió la corrupción del mismo en febrero de 1977, pocos meses antes de su canonización. Se encontraron sus huesos limpios.

Esta Colección pone a disposición de los devotos algunas reliquias del Santo Maronita, para mayor Gloria de Dios.



 

Canonización del Beato JUAN PABLO II

Acaba de ser confirmado.  El próximo 20 de octubre de 2.013 será canonizado el Beato Padre Juan Pablo II.  Ya ha sido confirmado el milagro que lo elevará a los altares, cuando solo queda por determinar si la ceremonia de canonización se celebrará en Roma o en Polonia, su tierra natal.
Por fin, la Iglesia escuchó la voz del pueblo que lo proclamaba Santo súbito a su muerte, y dios lo confirma.  San Juan Pablo II, papa.
 

RESTAURANDO EL PASADO



Como ya sabéis, una de las funciones que en este Apostolado tenemos es la de proteger y RESTAURAR aquellos bienes que nos fueron legados por nuestros ancestros.
Para ello, durante estos últimos meses hemos aumentado nuestro equipo de colaboradores, pues a diario recibimos correos electrónicos de todas partes del mundo con preguntas y consultas que en ocasiones nos ponen los pelos de punta.
Merced aparte las múltiples ofertas que se nos hacen para vendernos reliquias, muchas otras consultas están enfocadas a solicitar asistencia y orientación en temas tales como de qué forma recuperar Archivos antiguos parroquiales, manuscritos deteriorados, obras de arte en pintura o esculturas deterioradas que requieren una actuación urgente...
Por este motivo, comprometidos como nos sentimos con el legado de nuestro pasado, en este Apostolado se han realizado restauraciones de numerosos relicarios y otras obras antiguas, con el interés de preservarlas para la posteridad.
Dorado de relicarios, Limpieza y restauración de retablos, viejos archivos parroquiales y bibliotecas públicas y privadas.  Limpieza y conservación de cuadros y lienzos. Policromía en imaginería y escultura sagrada. Restauración de deterioros en bordados de mantos y túnicas, así como otros ornamentos sagrados. Imaginería en barro y madera, orfebrería y diseño, fabricación de ornamentos litúrgicos (paños, corporales, túnicas, Mantos...), radiografías Rx de imágenes para conocer el estado de conservación interior, etc, etc...
Hemos conseguido reunir un extraordinario equipo multidisciplinar.

Componen nuestro equipo Imagineros Sevillanos, a quienes podéis encargar la realización de vuestras imágenes titulares para parroquias, capillas, etc. Auténticas obras maestras en barro y en madera, algunas de las cuales ya procesionan en Semana Santa.
También disponemos de Costureros y Bordadores expertos en el bordado y restauración de Mantos de Vírgenes, Túnicas, confección y arreglo de Hábitos, etc... Exquisito trabajo digno de la sacralidad que visten nuestras imágenes.
Un maestro orfebre, experto en el cuidado, restauración y diseño de ornamentos y joyas litúrgicas.
Expertos en Bellas Artes dispuestos a trabajar en la restauración de retablos, imágenes, policromías, lienzos, frescos, etc...
Recuperando de la pérdida y del deterioro Manuscritos, Códices, Bibliotecas y Archivos, ejemplares que son el testimonio de la rica cultura de nuestro pasado... la cuna de nuestra cultura.

INFORMACIÓN;
Pueden solicitar mayor información enviándonos un e-mail a nuestro correo electrónico.



APOSTOLADO DE LAS RELIQUIAS de nuevo al Rescate

Como todos sabeis, una de las funciones que en este Apostolado nos propusimos desde sus inicios, fue salvar de la pérdida, la profanación y la destrucción, las cosas sagradas. Entre estas cosas sagradas, las benditas reliquias forman la mayor parte de este grupo.  Pero no podemos olvidar que existen para los fieles católicos muchas más cosas sagradas.  Entre ellas están las vestimentas sacerdotales.
Tras su preceptivo rescate, Apostolado somete a aquellas piezas, que por su antigüedad y deterioro lo necesiten, a una restauración, en miras a su mejor conservación. 
Apostolado de las Reliquias ha tenido la dicha de rescatar de anticuarios varias de estas prendas, así como otras más que distintos conventos nos han donado para su custodia y guarda (las vestimentas viejas que muestran signos de deterioro suelen ser quemadas y reemplazadas por prendas nuevas. Esto en ocasiones, ha hecho perder en el fuego un patrimonio histórico precioso e irremplazable).  Albas de invierno de las de antes, paños de altar, corporales, purificadores...  Este largo rosario de prendas sagradas se ha incrementado.
Gracias a vuestra ayuda y colaboración, el Apostolado de las Reliquias ha podido obtener dos estolas antiguas, que serán sometidas a una profunda restauración y limpieza, para que todos podamos disfrutar de ellas.
Quisiera poner dos fotografías, de las dos piezas adquiridas para nuestro futuro Museo de Reliquias.
 
Estola con pasamanería de Damasco en azul celeste. Finales del S. XIX - principios del XX
Su estado de conservación es extraordinario.

Preciosa estola con bordados en seda. Como puede apreciarse necesita una restauración profunda, pues ha sido profanada y mutilada. Es una pieza delicada de principios del siglo XX
 
Otra de las antigüedades que hasta este Apostolado ha llegado para ser restaurada y conservada es este antiguo libro de oraciones. Más de 420 páginas del Oficio de Nuestra Señora, redactadas en latín, cuyo estado de conservación deja mucho que desear.  Está fechado de 1.808, por lo que le confieren una antigüedad de 205 años.  Este Apostolado trabajará profundamente en la restauración del mismo, con interés de recuperar y conservar estos bellos testimonios de nuestro patrimonio.
Os muestro una fotografía del estado actual de esta reliquia documental.
 
 
En la actualidad Apostolado de las Reliquias tiene señalados otras varias prendas antiguas, por eso es importante vuestra ayuda, en conciencia de rescatar y que todos podamos disfrutar de estas joyas del patrimonio histórico.
Como imaginaréis, los gastos de restauración son bastante curiosos, por cuyo motivo, este Apostolado ha decidido acometerlos en varias fases.  Afortunadamente contamos con la colaboración desinteresada de un experto en arte sacro y una restauradora que han ofrecido sus servicios para llevar a cabo tan delicada labor.
Si lo desean pueden colaborar con nosotros en el proyecto de recuperación de parte de nuestro patrimonio histórico. pueden dirigirse a nuestro mail u obtener mayor información en nuestra web a través de http://apostoladodelasreliquias.blogspot.com.es/p/donativos_4.html
Toda ayuda será bien recibida.

 
 
Pueden informarse en nuestro correo electrónico;  apostoladodelasreliquias@hotmail.com
 
Agradecemos los donativos que nos han sido enviados para esta causa.

Código de Derecho Canónico - RELIQUIAS


He querido dejar este artículo de sobre la reglamentación legal que rige a las reliquias, su uso y su veneración. Debido a la proliferación de ventas y subastas de reliquias en internet, lo cual desaconsejamos por varios motivos (recomendamos leer el artículo sobre identificación de reliquias falsas que dejamos más abajo), he querido dejar algunos cánones del código de derecho canónico que comentaremos más abajo.

Antes de nada quiero recordar que las leyes, ya sean civiles, penales o canónicas, no admiten la libre interpretación de cada persona. No obstante, considero que son lo suficientemente explícitas como para discutirlas.

Las reliquias de los santos y de los mártires, tienen una utilidad importante dentro de la Iglesia, aunque en la actualidad no se valoran como debería.

Canon 1237 - § 2.- Debe observarse la antigua tradición de colocar bajo el altar fijo reliquias de Mártires o de otros Santos, según las normas litúrgicas.
Sobran comentarios al canon. No es obligación, pero si recomendación, por lo tanto un altar podrá erigirse sin las reliquias para introducirlas posteriormente.
Esta tradición dimana de un pasaje del Apocalipsis, donde leemos;

Cuando el Cordero abrió el quinto sello, vi debajo del altar las almas de los que habían sido inmolados a causa de la Palabra de Dios y del testimonio que habían dado (Ap. 6, 9)

No obstante, el culto a los santos se ha visto numerosas veces a lo largo de la historia sufrir la embestida de los desaprensivos que han pretendido comerciar con las cosas sagradas, por cuya razón, se formuló un explícito canon que vemos a continuación:

 

Canon 1190

§ 1. Está terminantemente prohibido vender reliquias sagradas.
§ 2. Las reliquias insignes así como aquellas otras que gozan de gran veneración del pueblo no pueden en modo alguno enajenarse válidamente o trasladarse a perpetuidad sin licencia de la Sede Apostólica.
§ 3. Lo prescrito en el § 2 vale también para aquellas imágenes que, en una iglesia, gozan de gran veneración por parte del pueblo.


Respecto al punto 1 no hay dudas. No se pueden vender reliquias sagradas, incurre en simonía aquel que vende sagradas reliquias, por cuyo motivo, incurriría en grave pecado y pena. Este apartado no dice nada respecto a la compra de las reliquias, conscientes de que en ocasiones, la única forma de rescatar reliquias de la pérdida y la profanación implica el abono de ciertas cantidades de dinero. También en las Postulaciones Generales suele cobrarse un estipendio por las tecas-relicarios, que en ocasiones a la vista son cantidades abusivas. No se cobra por las reliquias, aunque se suele pedir una contribución por los relicarios, así como para los gastos de correo, estampas, plastificado, etc... TODAS LAS RELIQUIAS SON GRATUÍTAS. No se venden huesos de santos, ni fragmentos de sus hábitos, ni ningún tipo de reliquias.
Punto dos. Reliquias insignes son aquellas tipificadas como partes reconocibles del cuerpo de un santo, o incluso en cuerpo mismo (o su esqueleto). Estas reliquias son designadas a una parroquia o santuario, y no pueden moverse de ella sin permiso de la Sede Apostólica. Tampoco podrá restarseles importancia y autenticidad, si tienen ésta, a no ser que la propia Sede Apostólica decida su retirada, caso de hallarse sospecha de falsedad.

En el año 1.215 tuvo lugar el IV Concilio de Letrán, donde se hizo una clara referencia a las Reliquias de los Santos y de cómo quedarían protegidas en lo sucesivo. Veamos este capítulo.

Cap. 62. De las reliquias de los Santos

Como quiera que frecuentemente se ha censurado la religión cristiana por el hecho de que algunos exponen a la venta las reliquias de los Santos y las muestran a cada paso, para que en adelante no se la censure, estatuimos por el presente decreto que las antiguas reliquias en modo alguno se muestren fuera de su cápsula ni se expongan a la venta. En cuanto a las nuevamente encontradas, nadie ose venerarlas públicamente, si no hubieren sido antes aprobadas por autoridad del Romano Pontífice...


A pesar de esto, la venta de reliquias, lamentablemente, seguirá existiendo. El mundo tiende a materializar lo sagrado con el interés único de obtener beneficio de ello.
La autoridad del Romano Pontífice de la que hace alusión el texto, ha sido delegada en obispos y postuladores, quienes, en nombre de la Santa Iglesia, autentifican las reliquias de los santos y beatos. No se puede exponer a la pública veneración reliquias que no se encuentren en su teca cerrada lacrada, y que no tengan su certificado de auténtica original.

Aún así, todavía podemos encontrar en internet reliquias en venta con su certificado. Mucho cuidado con esto. Pues aún así hay muchas reliquias falsamente sustituídas de sus cápsulas-tecas.

El día 3 y 4 de diciembre de 1.563, durante la celebración de la sesión XXV del Concilio de Trento, se aprobó el siguiente texto;

De la invocación, veneración y reliquias de los Santos, y sobre las sagradas imágenes

 

Manda el santo Concilio a todos los obispos y a los demás que tienen cargo y cuidado de enseñar que, de acuerdo con el uso de la Iglesia Católica y Apostólica, recibido desde los primitivos tiempos de la religión cristiana, de acuerdo con el sentir de los santos Padres y los decretos de los sagrados Concilios: que instruyan diligentemente a los fieles en primer lugar acerca de la intercesión de los Santos, su invocación, el culto de sus reliquias y el uso legítimo de sus imágenes, enseñándoles que los Santos que reinan juntamente con Cristo ofrecen sus oraciones a Dios en favor de los hombres; que es bueno y provechoso invocarlos con nuestras súplicas y recurrir a sus oraciones, ayuda y auxilio para impetrar beneficios de Dios por medio de su Hijo Jesucristo Señor nuestro, que es nuestro único Redentor y Salvador…

 


Enseñen también que deben ser venerados por los fieles los sagrados cuerpos de los Santos y mártires y de los otros que viven con Cristo, pues fueron miembros vivos de Cristo y templos del Espíritu Santo [cf. 1 Cor. 3, 16; 6, 19; 2 Cor. 6, 16], que por Él han de ser resucitados y glorificados para la vida eterna, y por los cuales hace Dios muchos beneficios a los hombres...

 


Las reliquias de los Santos no tienen poder en sí mismas, no son talismanes, no debemos aferrarnos a ellas de dorma sobrenatural, y solo deben recibir un culto de dulía relativa, es decir, rendimos nuestra devoción y veneración a aquellos a quienes representan las reliquias.

“…son signos sagrados con los que, imitando de alguna manera a los sacramentos, se expresan efectos, sobre todo espirituales, obtenidos por la intercesión de la Iglesia. Por ellos, los hombres se disponen a recibir el efecto principal de los sacramentos y se santifican las diversas circunstancias de la vida" (SC 60; CIC can 1166; CO can 867). CIC 1667

Muchos son los que tachan la veneración de reliquias de una práctica antigua y medieval, sin base teológica alguna. A ellos queremos rebatir su ignorancia, dado que el culto a las reliquias hiende sus más antiguas raíces en en Antiguo Testamento. Veamos algunas referencias.

Éxodo 40, 20. En seguida tomó las tablas del Testimonio y los puso en el arca; sujetó las andas en el arca, y sobre ella colocó la tapa.


Éxodo 16, 34. Aarón puso en el recipiente la cantidad de maná que el Señor había ordenado a Moisés, y lo depositó delante del Arca del Testimonio, a fin de que se conservara.


Números 17, 25. Luego el Señor dijo a Moisés: «Vuelve a colocar la vara de Aarón delante del Arca del Testimonio, como un signo para los rebeldes. Así alejarás de mí sus protestas, y no serán castigados con la muerte».


El Arca y su contenido fue en la antigüedad, la Gran Reliquia.
Posteriormente en el libro de Reyes volvemos a encontrar otra referencia a la intercesión de los huesos de Eliseo. Dice así.

2 Reyes 13, 20. Eliseo murió y le sepultaron. Las bandas de Moab hacían incursiones todos los años. 21 Estaban unos sepultando a un hombre cuando vieron la banda y arrojando al hombre en el sepulcro de Eliseo, se fueron. Tocó el hombre los huesos de Eliseo, cobró vida y se puso en pie.

Posteriormente volvemos a hallar claras referencias al uso de las sagradas reliquias en el Nuevo Testamento. Leemos a San Mateo;

Mateo 9, 20. Entonces de le acercó por detrás una mujer que padecía de hemorragias desde hacía doce años, y le tocó los flecos de su manto, 21 pensando: «Con sólo tocar su manto, quedaré curada». 22 Jesús se dio vuelta, y al verla, le dijo: «Ten confianza, hija, tu fe te ha salvado». Y desde ese instante la mujer quedó curada.


Para la hemorroísa, tocar siquiera la túnica del Señor sería suficiente para ser curada. Su fe en Cristo era grande, y el fleco de su manto, ese roce, sería suficiente para recibir la gracia de Dios por su medio. No fue el manto lo que curó a la mujer. Fue su FE.

En Hechos de los Apóstoles, se da importancia a las prendas y ropas utilizadas por los apóstoles, pues por medio de ellos, fueron manifestándose los milagros del Señor.

Hechos 19, 11 Dios obraba por medio de Pablo milagros no comunes, 12 de forma que bastaba aplicar a los enfermos los pañuelos o mandiles que había usado y se alejaban de ellos las enfermedades y salían los espíritus malos.


No queda ahí la tradición, pues en las Actas del Martirio de San Policarpo podemos leer el testimonio de aquellos que fueron testigos del martirio y que recogieron sus reliquias. Es, quizás, el más bello testimonio de fe y homenaje hacia las reliquias de los santos, y la poderosa intercesión de los mismos.

“Después de haber recogido los huesos de Policarpo, más preciosos que joyas y más puros que el oro fino, los colocamos en un lugar digno. Y en este lugar nos reunimos con gozo y alegría cada vez que es posible. Esperamos que el Señor nos conceda festejar el aniversario de su martirio, en memoria de cuantos han afrontado ya la misma lucha y para ejercicio y preparación de cuantos la afronten en el futuro”.
(Martyrium Polycarpi: XVII, 3; XVIII, 2-3).

En la actualidad, nosotros, fieles de todo el mundo, herederos de los tesoros de santidad que son las benditas reliquias, conociendo su implicación a lo largo de los siglos, y sintiendo sobre nosotros el peso de esos siglos de tradición e historia, veneramos reverentes las reliquias de los santos, invocando la poderosa intercesión de todos ellos, y rogamos al Señor por nuestra salvación. Seguiremos trabajando para proteger a estos tesoros de santidad de aquellos desaprensivos que no tienen consideración ni respeto por las leyes canónicas ni por la tradición.

Identificación de RELIQUIAS FALSAS.

Ante el contínuo tráfico de reliquias que desde hace unos años se viene detectando en la red, sobre todo en páginas de compra y venta, así como en subastas, desde aquí queremos hacer un llamamiento y una advertencia a todos los interesados en obtener reliquias. Circulan multitud de reliquias falsas, de hecho, en este Apostolado hemos descubierto algunos fraudes que fueron en su momento denunciados a las autoridades competentes.  También han sido boicoteadas varias subastas de reliquias, anulando sus respectivos procesos.
Hace ya muchos años, en este Apostolado se vienen realizando diversos estudios sobre multitud de reliquias sagradas, y con el conocimiento que hemos adquirido podemos dejar unas pautas para que los fieles tengan en consideración a la hora de aceptar una reliquia.
Tengamos en cuenta que Internet es un lugar donde los fraudes se suceden, pero también es un lugar donde hay mucho bueno y auténtico.  Lamentablemente el ser humano suele tender más a creer las cosas malas que se dicen de algo o alguien, que las cosas buenas o normales que suceden realmente.
 
En nuestra experiencia, hemos tenido desgraciadas situaciones en las que estafadores y lobos disfrazados de cordero han intentado desviar reliquias de esta colección para su uso personal, con a saber qué dudosos y oscuros fines.  Hemos topado con personajes que han injuriado y tratado de hundir una obra de más de una década de trabajo dedicado y constante, con chorradas y tonterías inventadas.  Afortunadamente esta obra continúa tal como ha sido siempre, y lo seguira siendo.
Nos han colado RELIQUIAS FALSAS o presumiblemente falsas.  Hemos restaurado relicarios, limpiado reliquias corporales, protegido reliquias de diversas clases, y hemos encontrado algunas reliquias falsas. De ahí nació la necesidad de escribir este artículo.
 
En primer lugar, quiero hacer una distinción entre reliquias para devoción privada y para devoción pública.  Cuando se trata de devociones privadas, las reliquias usualmente suelen venir en una estampa del santo o beato en cuestión.  Muchas de ellas tendrán un pequeño sello de la orden que emite la reliquia, autenticándola en cuestión.  Otras en cambio, no lo tienen, sobre todo si son reliquias de Siervos de Dios, o son preparadas por fieles devotos que desean compartirlas con otros fieles. No requieren mayor tipo de autenticación, y pueden ser de muy diversas clases, desde indumentarias de santos y beatos, hasta lazos y telas tocados a sus restos mortales o reliquias de segunda clase, tierra o flores de sus tumbas, restos de sarcófagos, féretros... y multitud de otros tipos de reliquias.
 
Este tipo de reliquias usualmente se aceptan, y su uso es privado, es decir, para la devoción privada de los fieles. Está prohibido rendir culto público a estas reliquias.
 
En el caso de las Reliquias para devoción pública, las normas son estrictas e inflexibles.  Las reliquias deben proceder introducidas en tecas o relicarios, cerrados con hilo de seda (normalmente rojo), y lacrados éstos para prevenir posibles falsificaciones y/o sustituciones de las reliquias.  Además, la exposición pública de tales reliquias requiere la presentación previa y comprobación del documento de auténtica firmado y sellado por la autoridad que emite la reliquia.
Las autoridades eclesiásticas toleran la veneración pública de reliquias lacradas que hayan perdido el documento de auténtica, aunque no es lo más aceptable, y siempre y cuando el lacre del relicario esté intacto, y corresponda con el sello de la orden a que pertenece el santo, a un obispo, o a las autoridades vaticanas.  Esto ocurre sobre todo en reliquias que gozan de gran veneración del pueblo, que por diversas revueltas o períodos oscuros, han perdido las auténticas, o fueron quemadas, o a saber Dios qué pasó con ellas.
De ahí la imperiosa llamada que hacemos desde aquí de conservar las auténticas en las mismas arcas donde se guardan las reliquias. Tan valiosa es la reliquia, como su auténtica.
 
A pesar de ello, recomendamos aceptar reliquias únicamente de fuentes de confianza, así como de fuentes eclesiásticas oficiales.
 
Aceptar reliquias de personas de firme reputación moral.  Expertos en antigüedades, reliquias y Arte Eclesiástico, y aún así, con dudas y reservas. Nos ceñiremos en todo caso a la necesidad de estar autenticadas las reliquias.
 
Nunca aceptes una reliquia que no se acompaña de su documento de Auténtica, cuando se trate de una reliquia para exposición pública, y siempre y cuando no tengais la posibilidad de que dicha reliquia sea estudiada y pueda ser autenticada de nuevo. Probablemente tal reliquia sea falsa o esté manipulada, y en el peor de los casos, que haya sido robada de algún templo.  Esto suele ser norma en relicarios que se ofrecen sin las tapas traseras, que estaban incrustados en cruces, imágenes y retablos, y son robadas de ellos.
 
Son muchos los fraudes existentes a este nivel, e incluso a los más expertos se les puede llegar a engañar de esta forma.  Sintiéndolo mucho, este Apostolado cometió el error de ceder cuatro reliquias en tecas con documento oficial de santos y beatos carmelitas descalzos a cambio de tecas con reliquias mal conservadas, sin tapa posterior y sin documento de auténtica, lo que refuerza la condición de su posible fraude o robo.
 
Comparar meticulosamente el relicario y su lacre, con el documento de auténtica y su sello.  Ambos, lacre y sello deberán pertenecer a la misma autoridad que emite la reliquia. Es probable que necesitemos una lupa de buen aumento para la identificación del lacre.  La fecha del documento nos dará una idea de la antigüedad de la teca relicario.  Es sumamente sospechoso que una reliquia proceda en una teca nueva acompañada de un documento medieval...
Casos de tecas antiguas autenticadas con fecha más moderna sí se conocen, cuando la reliquia ha sido reconocida por las órdenes, y los lacres son favorablemente identificados.
 
Investigar el nombre del postulador o persona que emite la reliquia.  Por regla general suelen ser sacerdotes de distintas órdenes religiosas que emiten reliquias de santos o beatos de su misma orden.  Esto no es determinante, pues los postuladores generales pueden actuar en causas de santos o beatos de órdenes nuevas o diversas órdenes a la vez, y emitir para todas ellas reliquias. En todo caso, las Reliquias para la veneración pública SOLAMENTE pueden estar autenticadas por Postuladores-Vicepostuladores, Obispos o las autoridades Vaticanas.
 
Cosa distinta a una auténtica, es una atestación o testimonio de autenticidad.  Cualquier persona puede emitir un certificado donde pueda recogerse su testimonio sobre una PRESUNCIÓN DE AUTENTICIDAD.  El poseedor de una teca con reliquia autenticada de un santo, puede, movido por su devoción, tocar a dicho relicario unos lazos, y distribuirlos acompañados de un documento donde, tras su identificación, pueda poner... "Las reliquias anexas son de considerar auténticas por cuanto que han tocado el relicario que contiene tales reliquias auténticas de tal santo".
Esta atestación no es certificado de Auténtica, pero puede ser la base para que las autoridades competentes puedan identificar y autenticar reliquias para su posterior devoción pública, y por regla general esto suele hacerse ante otros testigos, en un mínimo de dos, para guardar mayor garantía.
 
Una atestación de autenticidad puede ser emitida por cualquier persona que vive una experiencia y da tesminonio y fé del hecho.
 
Atentos a las donaciones de desconocidos.  Es muy usual que personas desconocidas pretendan aportar reliquias falsas para obtener beneficios o reliquias auténticas.  En nuestra experiencia hemos topado con individuos que nos ofrecían reliquias ex ossibus de los Beatos Pastores de Fátima, incluída a Lucía Dos Santos, que sabemos que aún no es beata (de ninguno de los tres existen tales reliquias), reliquias de los huesos de Santa Edith Stein (Sus reliquias corporales jamás se recuperaron, por lo que no existen), huesos de San Pio de Pietrelcina (tampoco existen tales reliquias), etc...
Un mínimo de información es necesaria para poder enfrentarse a este tentador mundo de las Reliquias.
No de todos los santos y beatos existen reliquias, por lo tanto, es absurdo fardar de poder tener u obtener las reliquias que se quieran de cualquier santo.  Cierto que hay santos cuyas reliquias son codiciadas y hay que saber dónde dirigirse para su solicitud, pero no de todos los santos hay reliquias.
 
Confío que estas breves pautas ayuden a los fieles a actuar contra las reliquias falsas, y en caso de reconocerlas eficazmente, a denunciarlas. 
 
Es emocionante luchar contra la subasta de reliquias corporales, dado que las Leyes internacionales prohíben taxativamente comerciar con restos mortales humanos. Sea en el idioma que sea el que se especifique en la teca (latín, castellano, inglés, etc...) los restos humanos identificados y que se encuentren en subasta, pueden ser protegidos mediante el boicot a tales subastas.
 
Para una mayor información, o si deseas realizar alguna consulta o aportar alguna opinión o sugerencia, no dudes en dirigirnos un e-mail a la dirección siguiente:
 
 


Beatificaciones Masivas

Más de doscientos (podría llegar a trescientos) mártires de la Guerra Civil Española serán beatificados de forma conjunta en la misma ceremonia el próximo mes de Octubre de 2013, según anunció el Secretario de la Conferencia Episcopal, y con motivo de la clausura del Año de la Fe.
Anuncia también que aún no se ha decidido el lugar donde ocurrirá la ceremonia, y que no esperan la visita del Papa, pues para este tipo de ceremonias no es necesario.

Seguiremos informando.

San Charbel Macklouf, Santo de los Milagros.

 
 
NOTA PREVIA;  A todos aquellos interesados en la devoción al Santo Maronita les recomendamos visitar nuestra TIENDA VIRTUAL (Pestaña a la derecha en esta misma web) donde pueden adquirir estampas del mismo (les añadimos reliquias de tercera clase, si es su deseo, sin costo alguno)

Cuando hablamos de santos y de sus reliquias milagrosas, no podemos evitar traer a la memoria la existencia de un gran santo, ermitaño y monje de la orden maronita libanesa, que por la magnitud de los milagros producidos en torno a sus sagradas reliquias, ha escalado a los más elevados puestos de la fama y la santidad.

Nace nuestro santo el día 8 de mayo del año 1.828, en Beqakafra, pequeña población situada a 140 kilómetros del Líbano. Su familia, modesta y humilde, manifiesta una acendrada piedad y una fe firme. En este ambiente de fe, sufre la pérdida de su padre cuando contaba con solo tres años de edad.

 
La devoción fue siempre premisa en el hogar familiar, y cada noche, todos juntos, arrodillados junto a un altarcito que su madre dedicaba a la Santísima Virgen, oraban y quemaban incienso.

Con 14 años Charbel ya dedicaba su vida a dos cosas: pastorear ovejas para ayudar a mantener a su familia, y orar incesantemente para mantener su fe y su alma en gracia, a pesar de las constantes burlas que esto le reportaba de parte de otros pastores.

Cuando tenía 23 años, sintió la llamada del Señor. “Deja todo, ven y sígueme”. No dudó en dirigirse al Monasterio Maronita para dar inicio a su noviciado. Su idea no fue bien vista por familia ni amigos, que constantemente intentaron que desistiera de su empeño de ser religioso, a lo que siempre respondía con corazón alegre “Dios me quiere enteramente para Él”.

Casa de San Charbel

Pronuncia sus votos solemnes cuando contaba con 25 años de edad, en 1853.  Seis años más tarde, el 23 de junio de 1859, fue ordenado sacerdote.

A partir de este momento, su vida se centró en la constante oración junto a Jesús Sacramentado, a trabajar en la huerta del convento y a guardar silencio. Solo hablaba si era estrictamente necesario.
Celda del Santo

Fue entonces cuando comienza a extenderse su fama milagrosa, hasta que en 1.875 decide retirarse del mundo a una ermita para dedicarse a Dios totalmente abstraído del mundo. Su dieta era vegetariana, limitándose a una comida al día. No tomaba vino, salvo unas gotas en la Eucaristía. No probaba la carne, y hacía largas penitencias durante gran parte del año.

Se negaba a tocar moneda o dinero alguno. Su lecho era un montón de hojas, su almohada, un leño. En penitencia, no probó nunca la fruta.

Durante toda su vida, vivió mal vestido, pero siempre limpio. Vivió mal alimentado, pero gozando siempre de salud. Siempre vivió expuesto a las inclemencias del tiempo, sin afecto humano, sin compañía, sin cariño ajeno.  Pero siempre fue, a pesar de todo, el hombre más feliz del mundo, porque tenía a Dios, y para él, Dios era lo único que existía, y la alegría de su alma.

 
Su fama de santidad se extendió rápidamente, y durante sus 23 años de vida eremítica no paró de recibir visitas en su soledad. A todos los atendía con una sonrisa. En Diciembre de 1898, en plena celebración de la Misa, sufrió un infarto paralizante.  Entrega su vida a su creador el día de la nochebuena de aquel mismo año, repitiendo la plegaria que dejó incompleta cuando sufrió el infarto: “Padre de Verdad, Tu Hijo amado, que hace un increíble sacrificio por nosotros, acepta esta ofrenda: El murió para que yo pudiera vivir. Toma esta ofrenda. Acéptala

Su cuerpo fue sepultado en la cripta del convento, que durante 45 días estuvo rodeado de una misteriosa y extraordinaria luminosidad avistada desde kilómetros de distancia, atrayendo a una auténtica marea de devotos que querían dar su último adiós al que ya aclamaban como santo, y tratar de robar alguna reliquia de sus restos mortales. 

Tumba de San Charbel

Aquella luminosidad obligó a los monjes del monasterio a exhumar su cuerpo, el cual fue hallado flotando en el barro que se había acumulado en la cripta inundada, entre otros cuerpos en descomposición, permaneciendo absolutamente fresco, flexible e incorrupto, para asombro de todos. Recordemos que conforme a la Regla de la Orden, el cuerpo debía ser sepultado directamente en la tierra o en su cripta.  El cuerpo fue recuperado, adecentado e introducido en un féretro convenientemente. Aquel suceso fue clave para la beatificación del ermitaño, de forma que su cuerpo, tras la misma, fue expuesto en una urna de cristal a la devoción de los miles de fieles que deseaban contemplarlo. 

A todo esto hay que añadir que desde su exhibición a los fieles el cuerpo vino manifestando un misterioso fluido líquido que sudaba en tal cantidad que casi a diario obligó a los religiosos a cambiar su hábito, el cual retiraban absolutamente empapado. Era un líquido rojizo, sanguinolento en ocasiones, y transparente, oleoso en otras, pero tenía un nexo común… producía curaciones milagrosas.

 

Durante las décadas posteriores, el cuerpo del santo ha ido fluyendo ese misterioso óleo que ha producido multitud de milagros en los enfermos que lo han tocado, contra todos los diagnósticos y pronósticos de la ciencia médica.

El día de su Canonización, el cuerpo de San Charbel, que se manifestaba intacto y perfectamente conservado, se desintegró totalmente, dejando solo visibles los huesos del cuerpo…

Sus reliquias son celosamente custodiadas, y no cesan de obrar milagros en todo el mundo.
 
Reliquia de los Sagrados Restos Mortales del Glorioso y Taumaturgo
San Charbel Macklouf, custodiada en la colección "Apostolado de las Reliquias"
 
 

CORPOSANTOS



Hace ya bastantes años que estamos acostumbrados a visitar reliquias de santos en nuestras parroquias y catedrales, que nos son mostradas en bellos relicarios y artísticas urnas. Y aunque nos causa un sagrado respeto contemplar los restos de los huesos de un santo en una capsula sellada, no olvidamos que esos restos ya han sido tratados y se nos muestran adecentados a la vista.

Lo realmente impactante viene cuando lo que contemplamos son los restos tal como los deja el paso del tiempo dentro de su sepulcro…

La inmensa mayoría de los procesos de beatificación y canonización concluyen con la exhumación y el reconocimiento canónico de los restos mortales del candidato a santo, con tres  motivos principales; el reconocimiento de sus restos, la conservación de los mismos, y la extracción de reliquias.

Me gustaría hacer eco en este artículo de varias fotografías de los restos de algunos siervos de Dios, tal como fueron  encontrados en sus sepulcros.  Para algunos se les puede antojar una falta de respeto. No considero tal cosa, pues de esos restos, parte de los mismos, proceden nuestras reliquias, que veneramos como los diamantes más puros, y los estimamos más que el oro, en palabras de aquellos discípulos de antaño cuando se referían a los del Glorioso Policarpo.

Muchos cuerpos han aparecido manifestando una incorruptibilidad no propia de los restos mortales de una persona, y aún a pesar de ello, se han cubierto con máscaras para su manifestación a los fieles. Pero a nosotros, los que coleccionamos reliquias, nos interesan este tipo de fotos, reales, de el estado de conservación de las mismas. Cuando menos, son dignas de ver.


Cuerpo del Beato Leopoldo de Alpandeire, durante su velatorio.

Cuerpo recuperado del martirio del beato Rubén de Jesús López Aguilar.

Velatorio del cuerpo de Santa Angela de la Cruz

Cuerpo de San Pio IX en su tercera exhumación

Cuerpo del Beato Giovanni Guerulidi, durante el estudio por scanner al que fue sometido.

Cuerpo del Siervo de Dios Pasqualino Canzii

Cuerpo del S.D. Pascual Martinez, venerado en Miranda del Ebro.
 
 

Reliquias en la Historia


La Comitiva avanzaba lentamente.  Casi nadie apostaba por llegar a la hora convenida a su destino.  Traían con ellos a sus mayores, a sus niños, a sus enfermos, muchos de ellos impedidos hasta no poder caminar.  El tiempo se había tornado agrio en extremo. El frío arreciaba y una leve llovizna había comenzado a tintar de agua y gris el paisaje.
Durante años, sus caminos habían sido muy distintos, más cortos, bien conocidos ya. Pero para muchos había llegado la hora de tomar nuevos caminos, a pesar de la protección que se les brindaba en los ya conocidos.
A todo esto se les sumaba un temor mayor; el tener que portar a sus difuntos, si alguno de ellos sufría el deceso en el camino.  La vereda era larga, interminable dirían muchos, no había un atisbo de llegada, no había final… parecía el mismísimo sendero a ninguna parte…

De pronto, un tañido de campaña rompió la quietud del ambiente.  En medio de los gigantescos cedros, entre las escarpadas paredes de aquellas montañas por las que discurría la vereda, otra campanada lejana les hizo saltarse las lágrimas… Ya estaban cerca… Dios mismo los llamaba a un último esfuerzo, al final de cuyo camino, les aguardaba la ansiada recompensa.
Pero realmente, la recompensa no era para ellos, sino para aquel lejano monasterio que tanto se esforzaba en situarse y guiar con sus campanas a los peregrinos hasta el mismo…  a los peregrinos, y a sus riquezas, claro…

Durante siglos, aquel monasterio, como miles de monasterios de todo el mundo, perdidos en medio de las montañas, lejos muchos de las más conocidas rutas de peregrinación, se han esforzado en meter entre sus muros los restos de cuantos más y más devocionados santos, mejor.
Poco importaba si dichos huesos producían milagros o no. Ya los mismos devotos se encargarían de crear los milagros.  Lo que importaba era el prestigio que suponía para la comunidad ser custodia y guardiana feliz de los huesos de un santo.  Se enviaba a monjes de piedad reconocida por todo el mundo, a la caza de reliquias sagradas con las que prestigiar el monasterio al que pertenecía.  Se trabajaba incesantemente en introducir a los más avispados religiosos del monasterio en las altas esferas de la Administración de la orden, de forma que ostentando un grado de poder, favoreciera a su comunidad, que tanto bien le había hecho haciéndolo Ministro de Dios.

Y mientras tanto, ajenos a estos trajines de estado, los peregrinos, conocedores de la existencia de los huesos de sus santos de devoción en dicho monasterio, no dudaban en variar sus rutas de peregrinación, para visitar aquellas milagrosas reliquias antes de continuar su caminar hasta los destinos finales, y de paso, dejar en el monasterio la ofrenda a aquellos benditos huesos, una hacienda tal vez, lámparas veladoras, y el siempre agradecido montante de suculentas sumas de monedas de oro y plata, que los religiosos se apresurarían a corresponder entregando a los devotos algún pedazo de lino tocado con devoción a las reliquias… inestimable consuelo, sin duda alguna, para los fieles, que las guardaban como si de los mismos huesos del santo se trataran, y las portaban consigo como protección y objetos de sus más desveladas oraciones.
Los milagros, vinieran o no, los mismos peregrinos se encargarán de realizar… es tan relativa la palabra milagro… y ya de paso, serían ellos, en su ir y venir por las rutas, los que se encargarían de divulgar la existencia de aquellas milagrosas reliquias en aquella comunidad perdida entre las montañas.  El tiempo se encargaría de ir tejiendo nuevas rutas de peregrinación.

Pero los tiempos van pasando, y en su inexpugnable afán de cambiarlo todo de forma casi irremediable, pronto hubo quienes también deseaban hacer fortuna con la santidad.  Comenzó el expolio… Cientos de monasterios y abadías fueron asaltados, robadas sus más preciados tesoros, y las reliquias de aquellos que eran el reclamo perfecto de peregrinos y caminantes.
Sin embargo, no tardarían mucho aquellas reliquias en volver a aparecer, eso si, en manos de algún comerciante sin escrúpulos que pedía una suma más o menos importante de dinero a cambio de ella. 

Era evidente que en poco o nada favorecía a la Iglesia esta situación, por cuya razón, comenzaron a emitirse sagrados decretos y bulas papales condenando a la perdición eterna a quienes atentaran contra las reliquias sagradas, a quienes las robaran, a quienes las vendieran… Pero jamás hubo condena a aquellos que hicieran o aceptaran alguna donación por las mismas… 
Ese era, sin duda alguna, el punto clave de la existencia de las reliquias… la razón de ser de las mismas, en centenares de lugares.  Su único papel era convertirse en un reclamo para los fieles, y con ello, atraer sus suculentas donaciones.

El negocio estaba servido. Protegido de los saqueadores, vetado a los fieles sin don, y que en contadas ocasiones, solo era compartido con Reyes, príncipes y Emperadores, de quienes, dicho sea de paso, procedían suculentas donaciones y privilegios a la orden.
Pasaron los siglos, y en los tiempos actuales, las reliquias han quedado relegadas a simples “recuerdos del pasado”. Afortunadamente aún quedan almas que aprecian estos tesoros, pero a quienes se les coacciona y se les prohíbe si quiera tocar lienzos sobre las mismas, como si el milagro fuera propiedad de unos cuantos.

Un ejemplo claro lo tenemos muchos que coleccionamos reliquias.  No hemos tardado en recibir la visita de “representantes” de la Iglesia y de sus sutiles coacciones para desistir en la colección, para entregarla a sus orígenes y para rechazar tajantemente, imperativamente, absolutamente, cualquier donación económica en favor nuestro por la mediación de las reliquias…
Es la sed de poder y riquezas que corrompe al mundo, y que se ha introducido hasta la médula de la misma Iglesia.

Ayer me propusieron una obra preciosa; La gira de los Milagros. 
Muchas de las reliquias que hoy veneramos son piezas únicas que mantienen un nexo común; están produciendo milagros en la actualidad.  Casos como el aroma que desprenden las reliquias del cuerpo de Santa Teresa de Jesús, que dicho sea de paso, se mantienen frescos e incorruptos, absolutamente flexibles, con la misma textura, la misma humedad, la misma apariencia y las mismas características químicas que cuando murió la santa, incomprensiblemente, milagrosamente.

A estas reliquias se le suman los prodigios que mantienen las de San Juan de la Cruz, o Santa Teresa Margarita del Sgdo. Corazón de Jesús, cuya incorruptibilidad y frescura supone el mayor desafío que una reliquia puede hacer a la ciencia y sus leyes.
Reliquias como la de San Antonio de Padua, que no cesa de conceder gracias extraordinarias a quienes las piden.

Reliquias como el hueso de San Martín de Tour, o de San Charbel, que emanaron en su momento oleos de procedencia desconocida.
Reliquias como el sagrado maná oleoso emanado del hoy desaparecido lienzo de la Portaitisa canadiense…

Y reliquias varias que día tras día van dejando tras de sí una estela de acontecimientos que no hay forma de darles explicación…
La “Gira de los Milagros” trataría de acercar estas reliquias hasta todos aquellos que desearan verlas en primera persona… pero de momento no va a poder ser.  Posiblemente más adelante, cuando contemos con los medios necesarios, haremos la gira de los milagros.

Traslados Sagrados

Desde la más remota antigüedad, el hombre ha sentido la necesidad de seguir cerca de los restos mortales de sus familiares, pero también de los de los santos de su devoción, a quienes venerar, y a quienes pedir su poderosa intercesión ante Dios.
Que los santos interceden, no hay lugar a dudas, razón por la cual nosotros nos sentimos devotamente obligados a custodiar sus sagrados restos y a venerarlos, pues venerando a los santos y a sus sagradas reliquias, damos gloria a Dios por quien son Santos los Santos.

Y esas reliquias sagradas, han sido centro de admiración de generaciones y generaciones. Han sido centro de la devoción de naciones enteras, y han sido motivo de celebración de traslaciones y procesiones.

Rescatamos algunas imágenes para compartir; Traslados Sagrados. Aquellos que tuvieron como motivo el traslado de urnas y relicarios con los sagrados restos de nuestros amados santos.  Disfrútenlas.


 
Traslado de las Reliquias de Sta. Beatriz de Silva.

Traslado de la urna de San Ildefonso de Toledo.

Traslado del Santo Cáliz. Valencia.






Teresa, grande Teresa...

Una de las mujeres más importantes en la Iglesia Universal, quizás, la más importante figura tras la Santísima Virgen María... Teresa de Ahumada, la gran Teresa de Jesús... la gran Teresa de Ávila... Santa de primer órden, que muchos dirían, aunque Solo Dios baste, que ella diría...

De Santa Teresa de Jesús nos han sido legadas a toda la cristiandad numerosísimas reliquias dignas de ser conocidas y veneradas.

También aquí hacemos eco de las mismas, y ofrecemos algunas imágenes para compartir con todos. 

Lamentablemente, para bien o para mal, las reliquias de la santa llevan siendo fragmentadas desde hace siglos, con el consiguiente riesgo de pérdida y profanación que ello supone.  De hecho, muchas pequeñas partículas de reliquias suyas podemos encontrarlas en páginas de subastas y venta por internet, así como en anticuarios.

Condenamos tal actividad, y pedimos a Dios para que las almas que sacrílegamente se atreven a realizar ese comercio hagan frutos dignos de penitencia.  Mientras tanto, también nosotros trabajaremos en procurar restituir cuantas reliquias podamos a la veneración de los fieles.


Brazo izquiero incorrupto de Sta. Teresa de Jesús.
(Alba de Tormes)

Corazón incorrupto de Santa Teresa de Jesús.
(Alba de Tormes)


Mano izquierda de Sta. Teresa de Jesús.
(Ronda - Málaga)



Reliquia de la silla de Sta. Teresa, encontrada en venta en internet.


Diversas Reliquias de Sta. Teresa (Avila)


Madera del Avellano plantado por Sta. Teresa (en venta en internet)


Carne Incorrupta de Santa Teresa de Jesús
(Apostolado de las Reliquias)


En fechas próximas continuaré subiendo más fotos de reliquias de Sta. Teresa de Jesús.